En Argentina entró en vigencia la norma de etiquetado frontal que surge como una iniciativa para concientizar a los consumidores sobre la ingesta en exceso de azúcares, grasas y sodio. 

La nueva Ley de Promoción de la Alimentación Saludable propone un sistema de etiquetado que proporciona información directa al emplear sellos en forma de octágono en las etiquetas frontales de los envases. Informa a los consumidores cuando un producto contiene cantidades altas o excesivas de nutrientes críticos como azúcares, sodio, grasas saturadas, grasas totales y calorías. 

Esta normativa busca garantizar el derecho a la salud y a una alimentación saludable, brindando información nutricional simple y comprensible. El rotulado en los envases de alimentos funciona como una fuente importante de información para la población, ya que comunica las principales características de los productos y promueve la toma de decisiones consciente a la hora de elegir qué alimento consumir. 

Además, entre otras cosas, la nueva norma permite regular la publicidad dirigida a niños, niñas y adolescentes, tanto en medios de comunicación masiva como en los envases, así como la promoción de esos productos.

Etiquetado frontal para la prevención de enfermedades

Es evidente que el consumo en exceso de los nutrientes antes mencionados es perjudicial para la salud y pueden causar enfermedades no transmisibles como la diabetes, la hipertensión arterial, el sobrepeso y la obesidad. 

De acuerdo con datos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), en América del Sur, Central y del Norte la cifra de decesos anuales alcanza los 5,5 millones de personas, mientras que, en la Argentina, según los últimos datos de estadísticas vitales, se produjeron en 2019, 260.303 muertes por estas enfermedades. 

De allí la importancia de comunicar y advertir a la población de los riesgos del consumo de los productos que contengan en exceso estos ingredientes. El etiquetado frontal de advertencias es una herramienta sencilla, práctica y efectiva para informar a la población sobre los productos que pueden dañar su salud y ayudar a guiar las decisiones de compra. No prohíbe a los consumidores comprar los productos, solo los ayuda a tomar una decisión fundamentada. 

Esta normativa es obligatoria únicamente para los alimentos y bebidas analcohólicas que se venden envasados y que, durante su proceso de elaboración, hayan agregado azúcares, sodio, grasas o ingredientes que los contengan, y que en la composición final las cantidades de estos nutrientes críticos sean iguales o superiores a los límites definidos en la ley. 

Además, prohíbe toda forma de publicidad y promoción de los alimentos y bebidas analcohólicas envasados con al menos un sello de advertencia que esté dirigida especialmente a niños, niñas y adolescentes. Asimismo, limita resaltar declaraciones nutricionales complementarias que destaquen cualidades positivas o nutritivas de los productos. 

Etiquetado frontal en Latinoamérica 

El pionero en comenzar con el uso de etiquetas en alimentos fue Ecuador en el 2014, que aunque su etiquetado frontal funciona a modo de semáforo, fue utilizado como ejemplo inicial para que los demás países se sumarán a esta iniciativa. 

Chile implementó el etiquetado frontal en 2016, utilizando octágonos negros con un recuadro blanco que en su interior explica lo alto en lo que son los ingredientes azúcares, grasas saturadas, sodio y calorías. En el 2018 se unió a esta tendencia Uruguay y Perú, con un etiquetado parecido al de Chile. 

En México se implementó oficialmente a partir del 2020 que a diferencia de la legislación argentina, por ejemplo, la ley mexicana permite incluir personajes infantiles, animaciones, dibujos animados, celebridades, deportistas o mascotas, la entrega o promesa de entrega de obsequios, premios, accesorios, adhesivos, juegos, descargas digitales, o cualquier otro elemento, en estos productos.

En Argentina entró en vigencia la norma de etiquetado frontal que surge como una iniciativa para concientizar a los consumidores sobre la ingesta en exceso de azúcares, grasas y sodio. 

La nueva Ley de Promoción de la Alimentación Saludable propone un sistema de etiquetado que proporciona información directa al emplear sellos en forma de octágono en las etiquetas frontales de los envases. Informa a los consumidores cuando un producto contiene cantidades altas o excesivas de nutrientes críticos como azúcares, sodio, grasas saturadas, grasas totales y calorías. 

Esta normativa busca garantizar el derecho a la salud y a una alimentación saludable, brindando información nutricional simple y comprensible. El rotulado en los envases de alimentos funciona como una fuente importante de información para la población, ya que comunica las principales características de los productos y promueve la toma de decisiones consciente a la hora de elegir qué alimento consumir. 

Además, entre otras cosas, la nueva norma permite regular la publicidad dirigida a niños, niñas y adolescentes, tanto en medios de comunicación masiva como en los envases, así como la promoción de esos productos.

Etiquetado frontal para la prevención de enfermedades

Es evidente que el consumo en exceso de los nutrientes antes mencionados es perjudicial para la salud y pueden causar enfermedades no transmisibles como la diabetes, la hipertensión arterial, el sobrepeso y la obesidad. 

De acuerdo con datos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), en América del Sur, Central y del Norte la cifra de decesos anuales alcanza los 5,5 millones de personas, mientras que, en la Argentina, según los últimos datos de estadísticas vitales, se produjeron en 2019, 260.303 muertes por estas enfermedades. 

De allí la importancia de comunicar y advertir a la población de los riesgos del consumo de los productos que contengan en exceso estos ingredientes. El etiquetado frontal de advertencias es una herramienta sencilla, práctica y efectiva para informar a la población sobre los productos que pueden dañar su salud y ayudar a guiar las decisiones de compra. No prohíbe a los consumidores comprar los productos, solo los ayuda a tomar una decisión fundamentada. 

Esta normativa es obligatoria únicamente para los alimentos y bebidas analcohólicas que se venden envasados y que, durante su proceso de elaboración, hayan agregado azúcares, sodio, grasas o ingredientes que los contengan, y que en la composición final las cantidades de estos nutrientes críticos sean iguales o superiores a los límites definidos en la ley. 

Además, prohíbe toda forma de publicidad y promoción de los alimentos y bebidas analcohólicas envasados con al menos un sello de advertencia que esté dirigida especialmente a niños, niñas y adolescentes. Asimismo, limita resaltar declaraciones nutricionales complementarias que destaquen cualidades positivas o nutritivas de los productos. 

Etiquetado frontal en Latinoamérica 

El pionero en comenzar con el uso de etiquetas en alimentos fue Ecuador en el 2014, que aunque su etiquetado frontal funciona a modo de semáforo, fue utilizado como ejemplo inicial para que los demás países se sumarán a esta iniciativa. 

Chile implementó el etiquetado frontal en 2016, utilizando octágonos negros con un recuadro blanco que en su interior explica lo alto en lo que son los ingredientes azúcares, grasas saturadas, sodio y calorías. En el 2018 se unió a esta tendencia Uruguay y Perú, con un etiquetado parecido al de Chile. 

En México se implementó oficialmente a partir del 2020 que a diferencia de la legislación argentina, por ejemplo, la ley mexicana permite incluir personajes infantiles, animaciones, dibujos animados, celebridades, deportistas o mascotas, la entrega o promesa de entrega de obsequios, premios, accesorios, adhesivos, juegos, descargas digitales, o cualquier otro elemento, en estos productos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Privacy Settings
We use cookies to enhance your experience while using our website. If you are using our Services via a browser you can restrict, block or remove cookies through your web browser settings. We also use content and scripts from third parties that may use tracking technologies. You can selectively provide your consent below to allow such third party embeds. For complete information about the cookies we use, data we collect and how we process them, please check our Privacy Policy
Youtube
Consent to display content from Youtube
Vimeo
Consent to display content from Vimeo
Google Maps
Consent to display content from Google
Spotify
Consent to display content from Spotify
Sound Cloud
Consent to display content from Sound